por qué no puedo salir de la zona de confort